Si no cambiamos el fin está cerca… A ver si poniendo esto a alguien le sube la adrenalina y se sensibiliza con este tema, el desastre de la vacuna del papiloma humano.

No me voy a ir por las ramas, pero solo unos comentarios antes de entrar en materia.

Confirmado:

¹ La nueva religión de lo políticamente correcto nos está haciendo desaparecer como humanos.

² Callamos, y no luchamos por ganar nuestra libertad a cambio de sentirnos seguros, y al final no tenemos ni libertad ni seguridad.

No voy a volver a escribir sobre la vacuna del papiloma humano en profundidad, de cómo la introdujeron de forma totalmente anómala, y de los estragos contrastados que está produciendo por medio de reacciones adversas, llegando hasta la muerte. No voy a entrar en esta nueva información sobre la vacuna, donde además de los efectos secundarios recogidos hasta ahora, encima parece ser que produce cáncer… lo que debía evitar. Enlace de la noticia.

Hoy quiero hablar de cómo callamos por no salirnos de lo establecido, de lo políticamente correcto, unas veces porque no somos capaces de ver más allá, otras porque aún viéndolo no nos interesa ir en contra, bien por dejadez, falta de energía, interés…

La asociación de afectadas por la vacuna del papiloma humano está siendo no solo ignorada, sino también boicoteada desde las instituciones, cuando debían ser ayudadas y apoyadas, pues antes no han sido protegidas.

¿Dónde están las feministas? ¡Que son las abanderadas en la lucha por los derechos de la mujer! ¡Que son mujeres las que están muriendo, las que quedan dañadas de por vida! Que mis sobrinas, tus hijas, tus amigas… el día de mañana pueden sufrir daños irreparables o incluso morir. Por qué no alzan la voz, por qué no luchan. Tal vez porque no quieren perder subvenciones, tal vez porque no quieren enfrentarse a quien les da de comer… Pues al fin y al cabo, nuestros políticos son quienes aprueban y promueven estas vacunas.

Hipócritas de medio pelo que callan por complacencia. Nadar a favor de la corriente es fácil, pero cuidado, que cuando crece demasiado, incluso a favor te puedes ahogar…

Facebooktwitterpinterestmail