En esta sociedad lo más valorado son las ofertas, así que hoy os ofreceré un 2×1…

En el blog antíguo ya os dimos un consejo que de ejecutarse todos los días es pura magia, y que casi la totalidad de personas que lo conoce, no lo hace más de 2-3 días seguidos… una pena.

Lo vamos a refrescar:

EJERCICIO MAÑANERO PARA AFRONTAR UN BUEN DÍA

EJERCICIO MAÑANERO PARA AFRONTAR UN BUEN DÍA

“Normalmente hay dos formas de afrontar un nuevo día en este mundo dual, bien o mal.

Qué día vamos a tener, en gran medida está muy influenciado por el estado de ánimo con el que nos hemos levantado.

Nada más despertarnos es casi vital que esbocemos una sonrisa, aunque sea forzada y no nos salga de forma natural, y la prolonguemos por al menos 5 segundos. Después hay que desperezarse o levantarse de forma enérgica y acto y seguido realizar una serie de respiraciones profundas, con un minuto es suficiente.

Los que se encuentren especialmente alicaídos pueden darse unos golpes en el pecho según repiten que hoy es un gran día y ellos lo van a vivir. Esto que digo os puede parecer ridículo, pero… es pura magia, magia real porque funciona.

Si a todo esto le añadimos el poder del pensamiento positivo y el poder de la palabra, de los que ya hablaremos, nuestro día mejorará mucho, o al menos estaremos preparados para vivirlo en unas condiciones óptimas.

A todo esto hay que darle continuidad en el tiempo y sentiréis la verdadera magia. Lo expuesto no os llevará más de dos minutos, y el beneficio es grande.

Se puede decir mucho más, pero por ahora es suficiente para arrancar un buen día, y ya iremos añadiendo más ejercicios.”

 

CÓMO DUCHARNOS PARA TENER MUCHOS BUENOS DÍAS

Ahora vamos por el segundo consejo, el de regalo, puesto que el otro ya os lo di hace mucho, por más que no lo practiquéis…

La forma óptima de ducharse es relativa a cada persona, pero hay unas líneas comunes a considerar.

Como norma se debe evitar el agua muy caliente, lo ideal es comenzar con agua “templada” (término complejo, porque depende de las apreciaciones personales). Esto ayuda a que el cloro no se evapore en mayor medida, pues el cloro en estado gaseoso es un potente tóxico para nuestro sistema respiratorio. Además el agua caliente abre los poros y es más fácil absorver sustancias tóxicas. Si nos duchamos con agua caliente es bueno tener algún sistema de eliminación del cloro. He dicho como norma, porque hacer contrastes de agua fría y agua caliente es muy bueno, según la zona del cuerpo, la persona y el momento.

Para personas con sensibilidad química múltiple, fibromialgia y demás enfermedades responsables de que quien las padecen sufran más con los tóxicos, el agua caliente está prohibida, al igual que está prohibida el agua fría en la columna y zona lumbar.

Dicho todo esto ahora viene la magia. A diario después de nuestra ducha con agua “templada”, hay que duchar con agua fría de la siguiente manera:

  1. Comenzamos dándonos el agua fría por las piernas. Antes de que el agua toque la piel, hay que frotar la piel con las manos, para prepararla ante el contraste del agua fría. Nos damos con agua fría en las dos piernas, frotándonos por delante y detrás.
  2. El segundo paso el aplicar el agua fría en los glúteos, según los contraemos y relajamos, para facilitar la estimulación y circulación sanguínea. Las personas que sufren enfermedades de las anteriormente descritas cuidado con este paso. Podéis mojar la base de la columna y no es beneficioso, al menos en primera instancia. Según avancéis en las duchas de esta tipología podéis ir observándoos.
  3. Ahora les toca a los brazos. Ambos brazos de forma completa y restregando con la mano, al igual que en las piernas.
  4. Es el turno de la cabeza. Os mojáis la cara y la cabeza, usando la misma técnica de restregar las manos. Activa la circulación y alivia la sensación de frío.
  5. Comenzamos con lo complicado… Este paso no todos podréis hacerlo, pues ahora toca la barriga. Los hombres como paso previo han de mojarse los testículos con las manos, para evitar un choque excesivo de temperatura, y tanto hombres como mujeres han de mojarse la barriga con las manos antes de aplicar el agua desde la ducha. Una vez hecho esto, aplicamos el agua restregando las manos como ya hemos descrito en otros apartados.
  6. Este paso que ahora describo solo lo recomiendo en épocas cálidas y para personas sanas. Ahora es cuando nos mojamos la espalda con agua fría, usando la técnica descrita de frotar, por las zonas que podáis…

Si hacéis esto que os he descrito a diario, vuestra salud física y mental mejorará de forma muy ostensible, más que con las mayoría de las dietas o medicamentos milagrosos.

Está en vuestras manos…

UAdC.

Óscar Fernández.

www.aguapuraesvida.com

 

Facebooktwitterpinterestmail