Yo soy de pueblo, pero viví durante casi toda mi vida en Madrid, y al pueblo iba de vacaciones.

Durante muchos años he escuchado eso de “hay andancio”. Cuando se dice esto, es porque mucha gente del pueblo se pone enferma, normalmente de una enfermedad leve tipo una gastroenteritis.

La mayoría de los andancios que sufría en mi juventud, irremisiblemente sucedían en verano, por beber agua del grifo en el pueblo.

Curiosamente estos andancios, por mi parte remitieron sobre medida una vez comencé a beber el agua de una de las fuentes del pueblo, y eso que ese agua no se consideraba, ni se considera potable, por no estar clorada.

Ahora no estoy libre de sospechas, porque con los años he enfocado mi actividad profesional al tratamiento del agua, pero antes, cuando no era profesional y solo era usuario, ya lo tenía claro, ¿agua del grifo para beber? En verano ni loco y en otra época depende.

Lo normal es que la gente que toma consciencia de que el agua del grifo no le hace ningún bien, se pasen al agua embotellada, pues inicialmente es lo más sencillo, rápido, económico y cómodo, en primera instancia, que con el paso del tiempo uno acaba hasta el gorro de comprar botellas de agua, y el dinero gastado va sumando…

Además por si fuera poco, acabamos conociendo dos cosas de la botellas de agua:

  1. Tienen un “palabrajo” en su etiqueta que reza: “Residuo seco a 180º”  Pues bien, si el agua tiene más de 50-70 ppm de residuo seco, no es recomendable para el día a día, porque favorece las piedras en el riñón y otras “bondades”. Un agua con muchas ppm, puntualmente sirve para activar los riñones y prepararse para una limpieza.
  2. Un tal Dr. Nicolás Olea, Catedrático en la Universidad de Granada, nos informa que el PET de las botellas de agua, es decir la botella de plástico, si bien en origen está libre de tóxicos, una vez se procesa, le añaden hasta 50 sustancias químicas no declarables. para consistencia, elasticidad… a la botella. Vamos que nos intoxicamos de manera muy sutil, día a día.

No me extenderé más por no ser muy pesado… pero ahora comprenderéis por qué estoy a favor de instalar en nuestros hogares, ósmosis, filtros o destiladores, porque el agua es más del 70% de nuestro cuerpo.

Os adjunto dos vídeos donde amplío todo esto que os digo. Todo está basado en la experiencia personal y laboral. No soy un profesional de la medicina ni pretendo serlo. No busco seguidores, no busco acólitos que me den la razón, solo busco compartir lo que a mí me ha servido y lo que veo que también sirve a muchos otros.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish