Hace un tiempo leí en algún sitio que todo ser humano debería plantar un árbol y cuidarlo…, escribir un libro, tener un hijo y cuidarlo…, y eso le convertiría en el humano que buscara ser o que necesitara ser, por más que no lo buscara. Algo exagerado la verdad, 😉 , pero bien encaminado.

Más allá de lo que representa emprender esas tres propuestas, que es mucho, lo importante es que son acciones. Es algo con lo que vamos más allá del pensamiento y la palabra, nos lanzamos a ejecutar. Muchos se quedan en la palabra, porque no saben callar sus pensamientos… y como hablan de todo y sobre todo, al final no hacen nada. La realidad es que todos somos así en mayor o menor medida, nadie es perfecto…

Hace tiempo que pienso en el ejemplo que doy a mis hijos, y tengo claro que ellos se fijan fundamentalmente en lo que hago y no en lo que digo, que también, pero menos.

Os animo a mostrar a las nuevas generaciones que siempre hay algo que hacer, algo simple, algo sencillo, pero que aporta mucho a la vida. Por ejemplo sembrar o plantar un árbol, decir buenos días a los vecinos con una sonrisa en la cara, ayudar a quien lo necesita… Ejemplos miles.

Si en lugar de hablar, hablar y más hablar, y de lobotomizarnos con lo políticamente correcto, accionaramos como seres humanos libres y justos, otro gallo cantaría.

A 2017 le pido, más Humanidad, más acción, y menos verborrea de adoctrinación.

UAdC.

 

Facebooktwitterpinterestmail