En la actual sociedad en que vivimos, es muy fácil que pasen los minutos, las horas y los días, sin vivirlos… Actuando como máquinas programadas que pasan sus días sin vivirlos realmente. Inbuidos en el estrés, ese que nos deforma y hace que no seamos nosotros mismos, además de enfermarnos.

Centrarnos en el presente, en el ahora, es la mejor técnica para comenzar a vivir, pero no es fácil. Las preocupaciones y los problemas hacen que nuestra mente vuele de un lado para otro. Y nos aislamos de sentir las cosas simples y cercanas, dejando de vivir la vida.

Tenemos una necesidad real de cambio, pero como no sabemos o no nos atrevemos a ejecutar las acciones que manifiesten ese cambio, al final, la necesidad se torna en deseo, y el deseo deforma todo, provocando que nos sintamos aún peor.

Como primer paso os diré que no os olvidéis de VIVIR, y para ello lo primero es respirar. No os olvidéis de respirar, algo tan simple como eso. Hacer respiraciones profundas llenando el vientre bajo 3 veces al día como mínimo, a poder ser durante 30 segundos como mínimo. Solo con esto comenzaréis a VIVIR…

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail