Es bastante curioso como esta frase se acaba cumpliendo matemáticamente:

“Podrás engañar a todos durante algún tiempo, podrás engañar a alguien siempre, pero no podrás engañar siempre a todos. Abraham Lincoln

Una vez más queda patente la gran estafa de los estudios e investigaciones sobre enfermedades, y calidad de productos alimenticios. Como siempre quien paga esos estudios y quién los promueve, son una pista de qué esperar de ellos.

Han publicado en varios periódicos españoles como LibertadDigital y la Vanguardia, una noticia del New York Times dónde se exponen malas prácticas y corrupción en la ciencia de la nutrición desde los años 60.

“Nuevos documentos desclasificados muestran cómo la Sugar Research Foundation (ahora Asociación del Azúcar) introdujo a miembros de su organización en la elaboración y financiación de estudios científicos. Hasta entonces, los estudios mostraban en general que la grasa de la dieta tenía un efecto discutible sobre los niveles de colesterol y la enfermedad cardiovascular. Eso apuntaba al azúcar como sospechoso. Así que la Asociación del Azúcar tenía que hacer algo y lo hizo: influencias políticas y sobornos económicos.

La relación entre el alto consumo de azúcar y los problemas metabólicos comenzó a evidenciarse en los años 40 y 50. Justo entonces el debate, confinado anteriormente en laboratorios, saltó a la escena pública cuando empezó a considerarse la enfermedad cardiovascular casi como una epidemia. En 1965, la Asociación del Azúcar financió un estudio inicialmente denominado Proyecto 226 y publicado en el prestigioso New England Journal of Medicine dos años más tarde, y que pretendía revisar la literatura publicada anteriormente. Por si alguien tiene dudas, la conclusión de aquel estudio era que la grasa y el colesterol, y en ningún caso el azúcar, eran los responsables de la enfermedad cardiovascular. Es más, a la luz de la ciencia actual podemos calificar como barbaridad totalmente refutada una afirmación aparecida en aquel estudio: que los triglicéridos mejoran quitando grasa y añadiendo azúcar de mesa. Nunca, hasta ahora, se supo la influencia que tuvo la Asociación del Azúcar en la elaboración de ese estudio y sus conclusiones”.

Al final como siempre es responsabilidad nuestra el cuidar de nuestra salud y la lógica y el cuerpo humano nos ayudan si los escuchamos… Los niños que dejan de consumir azúcar se concentran mucho más, están menos nerviosos y rinden más a todos los niveles de la vida, además de más sanos… El azúcar debilita el sistema inmune.

Curioso que casi todos los productos elaborados, ya sea bebidas o alimentos preparados, llevan azúcar. Hasta el pan la lleva… El azúcar además de lo ya dicho es adictiva, e invita a consumir los productos que la incluyen en sus características.

Buenos, espero que la próxima vez que os enseñen un estudio, proyecto o un “profesional” diga tal cosa en la televisión creando cátedra, veamos más allá y podamos distinguir si los mueve la verdad o intereses económicos o sociales. Muchos “profesionales” solo repiten lo que estos nada independientes estudios les dicen, sin molestarse en verificar lo certero de los mismos. Son profesionales de la repetición.

www.aguapuraesvida.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail