Cuando era pequeño la fiebre se “curaba” con paños húmedos untados en alcohol o vinagre, si dolía la barriga anís, para los mayores “del Mono”… (bebida alcohólica). Hoy en día hay medicamentos para todo.  Mejor ni lo uno ni lo otro…, ni tanto, ni tan calvo, pero…, cómo hemos llegado a esto. Es un tema largo de desarrollar, solo diré que no somos “magos” y esas medicinas se basan en principios naturales, que luego deformamos y alteramos para poder conservarlos y comercializarlos… Eso en el mejor de los casos.

Cuando alguien argumenta que las plantas medicinales son mucho mejores que los medicamentos actuales, siempre hay quien dice que si tan buenas son, por qué antes la gente vivía menos y moría de enfermedades nimias…  Bueno, la ignorancia y la inconsciencia aguantan todo.

Antiguamente, muy poca gente tenía acceso a esas plantas que ahora conocemos en detalle, y que solo unos pocos usaban en el pasado. Esto sin nombrar que lo de menos es el antibiótico tomado si uno no come o come poco y mal, y si además no hay higiene es el remate… Los mayores antibióticos que existen son; el equilibrio mental,  la higiene, y la alimentación. Si no tenemos esto y ya hay que “curar”, qué usamos, antibióticos actuales o plantas medicinales.

Pues bien, no olvidemos que los antibióticos se obtienen de plantas medicinales, pero solo tomamos uno o dos principios activos, los más potentes, los aislamos y los encapsulamos junto con una pléyade de cosas.

Una planta tiene cientos y miles de principios activos, esto hace que una bacteria no se pueda adaptar a tanto ataque, y la planta que nos lleva miles de años de evolución, triunfe. Pero claro, como el hombre es el “rey de la creación”, nosotros apostamos por los antibióticos de 1 o 2 principios activos. Y como en la inmensa mayoría de las apuestas, perdemos… Creer en el azar es lo que tiene.

Las bacterias se están haciendo resistentes a nuestros antibióticos, ya hay súper bacterias resistentes que no les afectan, es más, que se alimentan del antibiótico. Hemos usado esos antibióticos como chucherías, y ahora dejan de ser efectivos. La guerra contra las bacterias es una guerra perdida de antemano con nuestro actual planteamiento de vida.

Es momento de dejar de ser los “reyes de la creación” y escuchar a la creación. Adaptarse o morir era el refrán ¿verdad? Lo suyo es comer por necesidad y no por gula, por moda… Lavarse a diario, pero sin productos que nos envenenen, y sobre todo, debemos ser fuertes mentalmente… Ya ahondaremos en esto.

No soy partidario de descartar todo lo que dice la medicina oficial, soy partidario de ser crítico y responsable de mis decisiones. Si eso implica investigar y salir de mi zona de confort, pues es lo que hay, frase muy usada para asumir cosas inasumibles, usémosla para algo productivo.

Os dejo el enlace los libros que voy leyendo y comercializo en la web.  Acceso a libros de Medicina y Salud

UAdC.

Óscar Fernández.

Facebooktwitterpinterestmail