El título de este post es el mismo que usó en Mayo de 2016 el Sr. José Antonio Campoy, Director de la revista Dsalud.

He leído la carta escrita por él, y la verdad me he quedado más que pensativo.

Acceso al artículo original Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail