Pues hoy os escribo sobre algo que me llena de orgullo, y creo necesario compartir.

Por más que no he nacido en Extremadura, de ser de algún sitio sería extremeño. Dicho esto, que haya un grupo musical que se preocupe por la cultura y tradiciones de su tierra es digno de alabanza.

Bucéfalo representa el Rock Castúo, y para los que no sepan lo que es el Castúo les dejo el enlace a la Wiki https://es.wikipedia.org/wiki/Cast%C3%BAo    Un botón:

(Castúo o dialecto extremeño es el nombre de las variedades del idioma español habladas en Extremadura.

La denominación castúo fue acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz, cuando en 1921 publicó su libro de poemas El Miajón de los Castúos en el que intentaba reflejar el habla rural que definió como “castizo, mantenedor de la casta de labradores que cultivaron sus propias tierras”)

Pues bien, este grupo ya interesante de por sí, para mi toma presencia en cuanto hacen partícipe a Nano Jimenez Domínguez, de Casar de Palomero, al que también hemos visto colaborar con Iván Sevillano Pérez, Huecco, otro lugareño de las Hurdes que veranea en Rivera Oveja, una alquería perteneciente a Casar de Palomero.

No estar orgullosos de nuestra tierra, de la zona donde nacimos, crecimos, vivimos, donde se han criado generaciones de nuestras familias, es renegar de uno mismo, es negar nuestra historia, y eso provoca caer en el desapego, cuestión que tanto daño causa al individuo y por ende a la sociedad. Porque tener apego, no es ser dependiente.

Bucéfalo & Nano, forman un tandem único que para mí es más que digno de ser escuchado, debe ser escuchado. Demuestran que unos instrumentos tradicionales como el tamboril y la flauta pueden ser usados para crear música moderna, tan moderna como el Rock Castúo.

QUE USTEDES LO DISFRUTEN:

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail